martes, 29 de noviembre de 2016

TOP 10 BIBLIOTECAS MÁS BONITAS DEL MUNDO

Este Top 10, como todos los que hago, es bajo mi punto de vista, es decir, estas son las 10 bibliotecas, que yo conozco, que me parecen más bonitas, no quiere decir que lo sean, pero si que yo creo que lo son, puede que a otros no se lo parezca o que existan otras que yo no conozca y por lo tanto no estén aquí.

1. Biblioteca del Monasterio de Admont, Austria.


La Biblioteca del Monasterio de Admont, con unas dimensiones de 70 metros de largo, 14 metros de ancho y 13 metros de altura, es la biblioteca monacal más grande del mundo. Está localizada en la pequeña localidad austriaca de Admont, perteneciente al distrito de Liezen en el estado de Estiria. Fue construida en 1776 con diseño del arquitecto Joseph Hueber siguiendo el encargo del monarca Abbot Matthäus Offner.

Contiene alrededor de 200.000 volúmenes, que muestran la importante evolución artística e histórica de la literatura a través de los siglos: son 70000 libros restaurados y miles de manuscritos los que se guardan bajo su cúpula barroca y 530 los incunables que colman sus estanterías. El techo está formado por siete cúpulas, decoradas con frescos de Bartolomeo Altomonte que muestran las etapas del conocimiento humano hasta el punto más alto de la Revelación Divina. La luz es proporcionada por 48 ventanas y la arquitectura y el diseño expresan los ideales de la Ilustración, contra los que las esculturas de Josef Stammel de Las últimas cuatro cosas hacen un contraste llamativo.

La abadía posee más de 1.400 manuscritos, el más antiguo de los cuales, de la Abadía de San Pedro en Salzburgo, fue el regalo de su fundador, el arzobispo Gebhard, y acompañó a los primeros monjes a vivir aquí, así como más de 900 incunables. También se halla entre sus joyas el manuscrito iluminado conocido como la Biblia de Admont.

2. Biblioteca Nacional de Praga, Republica Checa.


La Biblioteca Nacional de la República Checa (en checo: Národní knihovna České republiky) ubicada en Praga es la biblioteca central y más importante de la República Checa. Depende del Ministerio de Cultura y es la más antigua de las bibliotecas checas. Con un acervo de unos seis millones de documentos y un incremento anual de unos 70 mil nuevos títulos, es también la más grande del país. La biblioteca esta alojada en el Clementinum, en el núcleo histórico de la ciudad de Praga.

3. Biblioteca Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid.


La biblioteca fundada por Felipe II en el Monasterio del Escorial no sólo responde a una de las principales preocupaciones que tuvo el Rey a lo largo de su vida, la del coleccionismo y atesoramiento de libros, sino también a uno de los ideales fundamentales del humanismo. De hecho, humanistas de gran talla, como Juan Páez de Castro, Juan Bautista Cardona, Antonio Agustín, Ambrosio de Morales, Benito Arias Montano, etc., colaboraron en los planes del monarca de crear una biblioteca regia. En los textos en los que le expusieron sus pareceres sobre este ambicionado proyecto, que aún se conservan, encontramos la explicación de que el actual recinto que conocemos como Salón Principalo Salón de los Frescos no se viera reducido a ser un mero depósito de las colecciones de libros, sino que acogiera también cuanto pudiera servir para hacer de la biblioteca un lugar de estudio y de trabajo científico: dibujos y grabados, retratos de personajes, instrumentos matemáticos y científicos, mapas, esferas, astrolabios, reproducciones de fauna y flora, monetario y medallero, etc.

Es preciso también destacar la riqueza de libros impresos antiguos, especialmente de ediciones de los siglos XV y XVI, de los más prestigiosos talleres tipográficos de toda Europa. Se encuentran en el Salón Principal y parte de ellos en el actual Salón de Manuscritos. El número de volúmenes asciende a unos 40.000. El número de incunables, a su vez, supera los 600.

4. Biblioteca de la Abadía de Wibligen, Ulm, Alemania.


La abadía de Wiblingen es una basílica y antiguamente una abadía benedictina que posteriormente se usó como barracones militares. Actualmente sus edificios albergan diversos departamentos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ulm. La anterior abadía se encuentra al sur de la confluencia de los ríos Danubio e Iller, al sur de la ciudad de Ulm en el estado alemán de Baden-Württemberg. Administrativamente, la anterior villa independiente de Wiblingen pertenece ahora a la ciudad de Ulm. La abadía forma parte de la ruta del barroco por la Suabia superior.

Actualmente en el Monasterio podemos encontrar su hermosa biblioteca, una de las más hermosas y completas del mundo la cual es notable para los historiadores del arte debido a su rica ornamentación del techo y frescos.

5. Biblioteca del Trinity College, Dublin, Irlanda.


La Biblioteca del Trinity College posee la mayor colección de manuscritos y libros impresos de Irlanda. Desde 1801 recibe un ejemplar de todas las obras publicadas en Irlanda y Gran Bretaña, gracias a lo cual, actualmente posee casi tres millones de libros repartidos en ocho edificios.

El edificio de la Antigua Biblioteca, construido entre 1712 y 1732, es el más antiguo de los que se conservan. La sala principal, conocida como "Long Room" (Habitación Larga), tiene 65 metros de largo y contiene más de 200.000 de los libros más antiguos de la biblioteca.

Las infinitas estanterías repletas de libros inundan el ambiente con su olor a madera antigua mientras decenas de bustos de mármol vigilan la estancia. En una vitrina se expone el arpa más antigua que se conserva de Irlanda, realizada en roble y sauce con cuerdas de bronce.

6. Biblioteca Nacional Austriaca, Viena.


La Biblioteca Nacional de Austria (en alemán, Österreichische Nationalbibliothek o "ÖNB") heredera de la antigua Biblioteca Imperial de los Habsburgo (Hofbibliothek), posee casi ocho millones de documentos.

Adquirió su nombre actual en 1920, tras el fin del Imperio. Se encuentra situada en el Hofburg de Viena, y algunos de sus fondos en el Palacio Mollard-Clary. Contiene valiosos fondos: papiros, manuscritos, incunables, libros antiguos, mapas, partituras musicales, autógrafos, grabados, esferas y globos terráqueos y celestes, etc. Recoge la gran riqueza acumulada por la Casa de Habsburgo desde tiempos medievales, si bien la Biblioteca Imperial, antecedente directa de la actual empezó a funcionar desde el siglo XVI, bajo Maximiliano II. Cuenta asimismo con una importante colección (más de 35.000 ejemplares) de libros en y sobre el esperanto y otras lenguas artificiales. Dentro de la institución hay un museo sobre papiros, otro sobre globos terráqueos, y un tercero sobre el esperanto.

El edificio barroco fue diseñado por Johann Bernhard Fischer von Erlach y levantado entre 1723 y 1726 bajo la dirección de su hijo Joseph Emanuel Fischer von Erlach.

7. Biblioteca del Monasterio de San Florian, Austria.


El Monasterio de San Florian está en el pueblo del mismo nombre en la Alta Austria. Fue fundado en el período carolingio y desde 1700 se convirtió en una de las sedes de la orden agustiniana por lo que al día de hoy es uno de sus monasterios mas antiguos del mundo. La estructura original se modificó entre 1686 y 1708 al estilo barroco así que es un edificio con muchos detalles y hermosos frescos entre cuyos salones destaca la impresionante biblioteca.

Esta biblioteca comenzó a construirse en 1744 y tiene 130 mil libros entre muchos manuscritos. Este valioso tesoro fue tomado por la Gestapo en 1941 al tiempo que ocupaba el monasterio y expulsaba a los monjes, aunque se devolvió todo a su sitio al finalizar la guerra. Vale la pena la visita para conocer la basílica con sus dos órganos, uno de ellos con 7 mil pipas, su cripta repleta de tumbas y huesos con los esqueletos de 6 mil personas, la hermosa Galería Altdorfer con las pinturas de este gran pintor del siglo XVI y por qué no, sentarse a escuchar su bonito coro de niños que ya tiene 1000 años de antigüedad.

8. Biblioteca de la Abadía de Saint Gallen, Suiza.


La Biblioteca Abacial es la biblioteca del antiguo monasterio benedictino de San Galo. La sala tardo-barroca de la Biblioteca se erigió casi simultáneamente a la iglesia del monasterio, la actual catedral, bajo el mandato del príncipe abad Cölestin Gugger von Staudach, entre 1758 y 1767. Es una de las bibliotecas más bellas del mundo, que cautiva por sus armoniosas proporciones, los trabajos de ebanistería, su artístico suelo de marquetería y sus finos estucados. La sala fue erigida por maestros de la zona del lago Constanza (Bodensee): Peter Thumb fue el maestro constructor diseñándola en estilo rococó, el padre Gabriel Loser dirigió los trabajos de ebanistería y los hermanos Johann Georg y Matthias Gigl realizaron los estucos. Las pinturas del techo fueron creadas por el artista Joseph Wannenmacher, y representan los cuatro primeros concilios: Nicea (325), Constantinopla (381), Éfeso (431) y Calcedonia (451). El portal de entrada contiene la inscripción griega cuyo significado es 'Enfermería o farmacia del alma'.

La Biblioteca abacial de San Galo posee en la actualidad unos 170.000 volúmenes. Más de 2100 manuscritos constituyen el tesoro de la colección, de los cuales no menos de 400 códices datan de antes del año 1000, lo que la convierte en una de las bibliotecas de manuscritos más importantes del mundo. Algunos de estos ejemplares marcan el principio de la historia cultural y humanística de Occidente. La teología bíblica y litúrgica, la iluminación de libros irlandeses y sangalenses, la historia de la música y de la literatura, la lengua alemana, así como la historia del derecho y la medicina constituyen las disciplinas representativas a través de textos fundamentales, que fueron profusamente iluminados y caligrafiados. La colección de incunables (impresos hasta 1500-1520) es una de las más notables de este tipo en Suiza. Entre las numerosas obras de la antigua escuela conventual de los siglos IX al XI destaca especialmente las traducciones de textos latinos al alemánico del monje Notker 'el Alemán'. Ejemplares únicos son, por ejemplo, el 'Psalterium Aureum' (siglo IX), la obra histórica 'Casus Monasterii Santi Galli' (siglo XI), un manuscrito de la leyenda de los Nibelungos (siglo XIII) y un plano del convento sobre pergamino (siglo XI), el plano de obras más antiguo que se conserva en la Edad Media. En la sala también se puede ver una momia del Alto Egipto, que fue trasladada a St. Gallen en un ataúd doble de madera de sicomoro y tamarisco.

9. Biblioteca Joanina, Coimbra, Portugal.


La Biblioteca Joanina es una biblioteca de la Universidad de Coimbra, erigida en el siglo XVIII por el rey Juan V de Portugal. Situada en el patio de la Facultad de Derecho, forma parte de la Biblioteca General de la Universidad de Coimbra. En otros tiempos, fue también conocida como Biblioteca de Cámara. Su estilo es marcadamente rococó, siendo reconocida como una de las más originales y espectaculares bibliotecas barrocas europeas. Además de lugar para la investigación de muchos estudiosos, el espacio se utiliza frecuentemente como sala de conciertos, exposiciones y otros eventos culturales.

La Joanina reúne cerca de 70.000 volúmenes, la mayor parte de los cuales están en la planta principal; la única abierta al público de las tres de las que consta el edificio. En ella se conservan los principales fondos de Libro Antiguo (documentos hasta 1800) de la Universidad.

Sus cerca de 1250 m2 actuales se obtuvieron con la disposición de dos niveles de sótanos para depósito y salas de trabajo.

10. Biblioteca del Gabinete Regio de Lectura Portuguesa, Río de Janeiro, Brasil.


El Real Gabinete Portugués de Lectura (en portugués, Real Gabinete Português de Leitura) es una importante biblioteca y centro cultural de Río de Janeiro en Brasil.

Fue fundada el 14 de mayo de 1837, por un grupo de inmigrantes portugueses, refugiados políticos en la ciudad carioca, con el fin de "isolarem-se na doce recordação das coisas da pátria e na ilustração do espírito, pela leitura sã dos bons autores e dos periódicos da época". El exuberante edificio que actualmente le sirve de sede fue construido entre 1880 y 1887, en estilo neomanuelino, con piedra traída ya trabajada de Portugal. Fue proyectado por el arquitecto luso Rafael da Silva e Castro y la fachada fue esculpida por Germano José Salle.

En su interior, destaca el Salón de Lectura, que se concibe en términos fastuosos y muy ornamentados en el mismo estilo. El edificio fue abierto al público en 1900. La Biblioteca alberga más de 350.000 ejemplares, entre los que se encuentran obras de gran valor relativas a la cultura en lengua portuguesa (entre ellas, una editio princeps de Os Lusiadas, libros impresos de los siglos XVI y XVII, manuscritos originales de diversos autores, etc...).